Oración para enfermos

Oracion para enfermos

Hoy Dios mío, es un buen momento para pedirte, a ti y todos los intercesores que nos ayudes a curar la enfermedad de nuestros enfermos. Oremos con la mayor de nuestra fe  esta oración para enfermos y que se curen.

Oración corta para enfermos

Señor, coloca tu mano sanadora en aquellos que sufren de enfermedad. Llévalos a una salud plena y alivia sus corazones ansiosos. Que nuestra oración y la intercesión de la Santísima Virgen María los anime que no están solos. Te lo pedimos en el nombre de Jesús. Amén.

Oración para enfermos

En tus manos señor, está la salud de mi hermano (nombre y apellidos). Quién padece de (enfermedad). Protégele y líbrale de todo mal que aqueje en su cuerpo, mente y espíritu.

Con gran fe, pido por mi hermano, pues su dolor me acecha y busco, por medio de mi fe, sea sanada su enfermedad. Jesús, te piedad de él, que su dolor aminore y que su fe crezca para que sea sanado por ti.

Agradezco tu ayuda, ¡oh señor, hijo de dios! que tu bondad infinita recubra esta habitación donde descansa mi hermano (nombre y apellidos) enfermo. Gracias te doy divino Jesús, pues mis palabras no serán en vano y mi oración tendrá buen fin.

Amén.

Oración de Sanación para enfermos

Mi buen Jesús, te alabo y adoro, te amo con todo mi corazón

y agradezco tu entrega por nosotros en la Cruz,

acudo ante Ti sabiendo que estás siempre a nuestro lado

que todo lo ves, todo lo sabes y nunca abandonas.

Tú que concedes vida en abundancia

y eres medico verdadero y dador de salud,

Tú que eres el Buen Pastor y cuidas de tu rebaño

te ruego que desciendas y concedas tu protección y amparo

a este ser querido que tanto padece por su enfermedad,

apelo a tu infinito Amor, a tu bondad y clemencia,

y solicito la gracia de la salud para ……. (nombre del enfermo).
Dulcísimo Jesús, que dijisteis:

«Yo soy la Resurrección y la Vida»,

que recibiendo y llevando en Ti mismo nuestras enfermedades,

curabas las dolencias y males de cuantos se te acercaban;

a Ti acudo lleno de esperanza, lleno de seguridad,

para implorar de tu Sagrado y Divino Corazón

la sanación de ……

Jesús bendito, por tu inmensa potestad,

y por la intercesión de tu Santísima Madre,

la bienaventurada siempre Virgen María,

que es salud de los enfermos y consuelo de los afligidos,

solicito que alivies y atiendas en la presente enfermedad

a tu siervo-a ……..,

si es conveniente para su bien espiritual y el de mi alma.
Señor Jesús, que al funcionario real que te decía:

«Venid, Señor, antes que mi hijo muera»,

le respondisteis: «Vete, tu hijo vive»,

te pido con todo mi ser: Señor cura con tu poder a …….
Señor Jesús compasivo, que al ciego de Jericó,

que sentado junto al camino te decía en alta voz:

«Jesús, Hijo de David, ten piedad de mí»,

le respondiste: «Recupera tu vista, tu fe te ha salvado»,

y al momento pudo ver,

te pido con toda mi fe: Señor, devuelve la salud a …….
Señor Jesús, que diciendo: «Quiero, sé limpio»,

limpiaste al leproso, que te decía suplicante:

«Señor, si quieres puedes limpiarme»

te pido Señor, no dejes que sufra, sana a …….
Señor Jesús, que librasteis al mudo poseído del demonio,

y luego, el que antes era mudo habló elocuente a las turbas,

te suplico extiendas tu milagrosa Mano y sanes a …….
Señor Jesús, que sanaste al enfermo

que llevaba treinta y ocho años de su enfermedad,

junto a la piscina de las ovejas, diciéndole:

«Levántate, toma tu camilla y anda» y anduvo,

te ruego: cúralo, Señor mío.
Señor Jesús, todo bondad y misericordia

que delante del hijo muerto de la viuda de Naím,

enternecido, dijiste a la madre: «No llores»;

y tocando el féretro, añadiste:

«Joven, a ti te digo, levántate»

entregándolo luego vivo a su madre,

Señor te suplico, haz un milagro y restituye la salud a …….

Señor Jesús, que dijisteis:

«Bienaventurados los que lloran

porque ellos serán consolados».

dale el consuelo y alivio que precisa en su dolor a …….
Señor Jesús, que dijisteis:

«En verdad, en verdad te digo,

que todo cuanto pidieras al Padre, en mi Nombre, os lo dará»,

apiádate de tu siervo-a ……. y cura su cuerpo,

llénalo-a de bendiciones y no lo-a abandones,

recurro a Ti con toda humildad y lleno de confianza

para que lo-a ayudes a vencer su enfermedad,

apartes todo sufrimiento y dolor de su cuerpo

y le devuelvas la salud perdida que tanto necesita.
Omnipotente y sempiterno Dios,

eterna salud de los que creen,

escúchanos en bien de tus siervos enfermos,

por quienes imploramos el auxilio de tu Misericordia;

a fin de que recobrada la salud, te den en tu Iglesia

ferviente acción de gracias.
Por Cristo Nuestro Señor.
Así sea.

Reza después La Magnífica.

Dale Like a nuestra página de Facebook para más oraciones