Oraciones al Santo niño de atocha

«Sapientísimo niño Jesús de Atocha, general protector de todos los hombres, general amparo de los desvalidos, médico divino de cualquier enfermedad.

Poderosísimo niño, yo te saludo, yo te alabo en este día y te ofrezco estos tres padrenuestros, avemarías con gloria, en memoria de aquella jornada que hiciste, encarnado en las purísimas entrañas de tu amabilísima madre, desde aquella ciudad santa de Jerusalén hasta llegar a belén.

Por dichos recuerdos que hago en este día, te pido me concedas lo que suplico, para lo cual presento estos méritos y los acompaño con los del coro de los querubines y serafines, que están adornados de perfectísima sabiduría, por los cuales espero, preciosísimo niño de atocha, feliz despacho en lo que te ruego y pretendo, y estoy cierto que no saldré desconsolado de ti, y lograré una buena muerte, para llegar a acompañarte en el belén de la gloria. Amén”.

Oración 2:

 

Clemente y bondadoso Infante de Atocha,

acudo ante ti para decirte lo mucho que te amo y necesito,

quiero que vuelvas tus ojos misericordiosos hacia mi

y veas la desesperación y aflicción que me embarga,

yo he hecho todo lo que esta a mi alcance

pero mis problemas son graves y no he encontrado solución,

Tú que eres tan milagroso no te apartes de mi:

te pido ardientemente me envíes tu asistencia,

te pido urgente consuelo y ayuda

Sapientísimo y Santo Niño de Atocha,

protector de todos los hombres,

amparo de los desvalidos,

sanador divino de cualquier enfermedad.

Poderosísimo Santo Niño:

te saludo, te alabo en este día

y te ofrezco estos rezos:

(tres Padrenuestros, tres Avemarías y tres Glorias),

 

en memoria de la jornada que hiciste

encarnado en las purísimas e inmaculadas entrañas

de tu dulce y amabilísima Madre,

desde la ciudad santa de Jerusalén hasta Belén.

 

Por la fe que en ti tengo, escucha mis ruegos,

por la confianza que en ti deposito,

concédeme lo que con humildad solicito:

 

(pedir lo que se desea alcanzar).

 

Yo, que te amo sobre todas las cosas,

quiero alabarte sin cesar,

junto a los coros de Querubines y Serafines,

adornados de perfectísima sabiduría.

 

Espero, preciosísimo Santo Niño de Atocha,

feliz respuesta a mi suplica.

 

Sé que no saldré desconsolado de ti,

y que además tú me concederás una buena muerte,

para así acompañarte en el Belén de la Gloria.

Amén.

Rezar la Salve y el Credo.

 

Oración 3:

¡Oh Jesús milagroso y bendito!,

oh dulcísimo  y Santísimo Niño de Atocha,

Hijo unigénito del Eterno Padre Dios,

Salvador del mundo y de los hombres,

Cordero inmaculado y Buen Pastor de nuestras almas,

oh Niño Santo, nuestro Redentor,

acercamos nuestras alabanzas hoy y siempre hacia Ti

para que venga a nosotros tu amor y misericordia.

 

Santo Niño de Atocha, dulce infante,

te rogamos que mires nuestra humildad

al postrarnos esperanzados delante de Ti

implorando con ilusión tu bondad y protección,

te suplicamos que sientas nuestra confianza

al solicitar hoy tu generoso auxilio en nuestras dificultades,

te pedimos extiendas tus tiernas Manitas hacia nosotros

y nos concedas socorro para salir de tanta carencia.

Yo ……., Divino y Santo Niño, te adoro y te venero

y te ruego lleno-a de fe y optimismo

me regales tu milagrosa ayuda en mis problemas,

tanto económicos como laborales,

dame fuerza y apoyo para no decaer mas,

haz que consiga vencer los obstáculos e impedimentos

que no me dejan avanzar por el camino de la prosperidad,

dame alivio, te suplico con todo mi ser,

en esta desesperada y urgente necesidad

que me hace padecer y tantísimo me preocupa:

 

(pedir lo que se desea conseguir).

 

Oh Majestad Santísima,

milagrosísimo Niño de Atocha,

remedia, te suplicamos,

nuestros problemas económicos,

ayúdanos a tener un buen trabajo o negocio

para que podamos aliviar nuestras dificultades

y la de aquellos que dependen de nosotros,

concédenos lo que con esperanza te solicitamos.

 

Oh mi muy querido Niño de Atocha,

gran protector de los desvalidos,

con la seguridad de no quedar sin tu ayuda y consuelo

te pedimos también tu protección y bendición,

líbranos de todo mal, de toda enfermedad y peligro,

y cúbrenos con tu Poder Divino.

 

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

 

Amén.

 

Rezar tres Padrenuestros, Avemaría y Gloria.

Hacer la oración y los rezos tres días seguidos.

Dale Like a nuestra página de Facebook para más oraciones