Oraciones en el sufrimiento

DIOS, FORTALEZA DE QUIEN SUFRE
Señor, ayúdame a ser un cristiano consciente, que me dé cuenta de mis propias
limitaciones; tan valiente, que no me hunda ante las inevitables dificultades de la vida;
y tan humilde que llegue a descubrir que sin Ti nunca sabré llevar mi cruz de cada día.
Haz, Señor, que cuando me llegue el dolor o la prueba, no la mire nunca como un
castigo que Tú me envías, sino como una oportunidad que me brindas de poderte
demostrar que mi amor es sincero y que soy consecuente con la fe que profeso.
Que el dolor, Señor, me haga cada vez más maduro como persona y como cristiano;
que me haga más comprensivo con los demás; que me haga más amable, más tierno,
más humano, que cuando el dolor llegue a mi puerta, lejos de hacerme el mártir o de
tomar actitudes de víctima propiciatoria, sepa repartir paz y alegría en medio de los
que me rodean.

ESTOY SOLO
Señor, me encuentro solo, pocos me entienden y escuchan, no me visitan, cada vez
estoy más aislado y tengo miedo de convertirme en un estorbo para los demás.
Cada día, Señor, voy abandonando mi pasado, que no me ponga triste por todo esto.
No permitas que mire atrás.
Ayúdame Señor a sonreír con bondad; que sepa recordar el pasado con serenidad,
mirar el futuro con confianza y vivir el presente con agradecimiento.

TRANSFÓRMANOS
Acoge Señor nuestros miedos y transfórmalos en confianza.
Atiende nuestros sufrimientos y transfórmalos en crecimiento.
Escucha nuestro silencio y transfórmalo en oración.
Admite nuestras crisis y transfórmalas en madurez.
Acepta nuestras lágrimas y transfórmalas en plegarias.
Recibe nuestra decepción y transfórmala en fe.
Comprende nuestra soledad y transfórmala en contemplación.
Mira nuestra amargura y transfórmala en paz interior.
Recibe nuestra muerte, cuando será, y transfórmala en resurrección.

Dale Like a nuestra página de Facebook para más oraciones