Responso

“Yo soy la resurrección y la vida –dice el Señor-; quien cree en mí, aunque
haya muerto, vivirá; y todo el que vive y cree en mí no morirá eternamente”.
Venid en su ayuda, santos de Dios; salid a su encuentro, ángeles del Señor:
recibid su alma, y presentadla ante el Altísimo.
S. Cristo que te llamó, te reciba, y los ángeles te conduzcan al regazo de
Abraham.
R. Recibid su alma y presentadla ante el Altísimo.
S. Concédele, Señor, el descanso eterno y brille para él (ella) la luz eterna.
R. Recibid su alma y presentadla ante el Altísimo.
S. Señor, ten piedad.
R. Cristo, ten piedad, Señor, ten piedad. Padre nuestro…
S. Libra, Señor, su alma.
R. De las penas del infierno.
S. Descanse en paz.
R. Amén.
S. Señor, escucha nuestra oración.
R. Y llegue a ti nuestro clamor.
S. El Señor esté con vosotros.
R. Y con tu espíritu.
Oración
Oh, Dios, que concedes el perdón y quieres la salvación de los hombres: te
rogamos que, por la intercesión de la Santísima Virgen María y de todos
los santos, concedas la bienaventuranza a tu hijo, a quien llamaste de
este mundo. No lo(a) abandones en manos del enemigo, ni te olvides de él
(ella) para siempre; sino recíbelo(a) con tus santos ángeles y llévalo(a)
al cielo, su patria definitiva. Y porque creyó y esperó en ti, concédele para
siempre las alegrías del cielo. Por Cristo nuestro Señor.
R. Amén.

Dale Like a nuestra página de Facebook para más oraciones