Oración de sanación a la Virgen de Guadalupe

Esta hermosa y poderosa oración a la Virgen de Guadalupe es para pedir por la sanación de nuestros enfermos. Oramos para que la virgencita del Tepeyac para que lo sane de cuerpo y del alma. Cuando recemos esta oración sanadora a la Virgen de Guadalupe, vamos a hacerlo con mucha fuerza y sobre todo mucha fe, para que la Virgen de Guadalupe ponga fin a las dolencias y sufrimientos por las que estamos atravesando nosotros o la persona que se encuentra e enfermedad.

Oración a la Virgen de Guadalupe

Virgencita misericordiosa de Guadalupe,

hoy me encomiendo a ti,

y te suplico que con tu infinito poder,

me sanes y me alejes de todo mal.

Te pido, madrecita,

que me des fuerzas para sobrellevar

cualquier prueba que pongas,

que me mantenga de pie,

y que nunca pierda la fe y la esperanza.

Virgen de Guadalupe,

te ruego que me protejas

con tu manto sanador,

y me guíes con tu luz,

en este camino tan difícil.

Que tu poderosa llama

nunca se apague en mi corazón,

activa mi mente y todo mi cuerpo,

y que vuelva a tener la salud

que antes gozaba,

porque sólo tú puedes hacerlo.

Hoy te pido a ti, Virgen de Guadalupe,

que todo lo puedes,

que le des sanación a mi cuerpo,

y así saldré vencedor.

Amén

 

Te presentamos también una oración para la salud a la Virgen de Guadalupe

Mi amada Virgencita Milagrosa

benignísima Madre de misericordia,

hija de Dios Padre, Madre de Dios Hijo,

Esposa del Espíritu Santo,

alabada y glorificada seas por siempre,

a Ti encomendamos nuestra fe para que la aumentes

y nuestra esperanza para que la alientes.

Oh Señora, a tu Corazón Inmaculado apelo.

Tú que siempre y a todas horas estas dispuesta a escuchar

las oraciones y peticiones de tus hijos

ante Ti con filial cariño acudo en mi aflicción,

quiero suplicarte por la salud de …….,

Tú que eres Mediadora de todas las gracias,

recibe con agrado mis ruegos

yo grandemente en Ti confío, y con certeza en Ti espero.

Madre buena, Madre complaciente,

Tú que eres en las cosas dudosas nuestra luz,

en las tristezas nuestro consuelo,

en las angustias nos concedes alivio y remedio,

y en los peligros y males acudes en nuestro socorro,

a Ti que eres paraíso de las gracias y espirituales dones,

te pido por favor que restaures la salud a…….

María, Madre Milagrosa,

auxilia a ……. en estas difíciles horas,

cúbrele-a con tu manto, guárdale-a en tu regazo,

atiende con solicitud maternal sus angustias y dolencias

y concédele-a la salud perfecta,

regálale-a el don de la sanación,

pues para ti Virgen prodigiosa no existen imposibles.

Guía y bendice las manos de quien le-la atienden,

aleja de ……. todo sufrimiento y deterioro,

llénale-a de ánimo y esperanza,

mira con benevolencia sus padecimientos

y media por el-ella ante tu amado Hijo,

haz que extienda su Brazo Poderoso

y le sane su cuerpo enfermo,

y Tú, bendice, protege, defiende y cuida de …….

A tu piedad recurro Reina y Señora Mía,

suplicándote humildemente lleves urgente a los Cielos

la gracia que al presente te pido:

(decir lo que se quiere conseguir).

Dulce Madre, no te alejes,
tu vista de ……. no apartes,
dale fortaleza y nunca solo le-la dejes,
y ya que nos proteges tanto como verdadera Madre
haz que a todos nos bendiga el Padre,
el Hijo y el Espíritu Santo.

Amén.

Después de estas oraciones tan milagrosas a la Virgen de Guadalupe, reza con mucha fe o esperanza 3 Padre Nuestro y 3 Ave María.
Milagrosa Virgen de Guadalupe, ayúdanos a interceder por nosotros en el Cielo y cura nuestras enfermedades para poder vivir en plenitud la Gloria de dios Padre, también te agradecemos todo lo que haces por nosotros como madre nuestra. Amén Virgen de Guadalupe

Dale Like a nuestra página de Facebook para más oraciones