¿Qué es la Divina Providencia?

La Providencia en general, visión previa, es una función de la virtud de la prudencia y puede ser definida como la razón práctica, que adapta los medios a un fin. Aplicada a Dios, “la Providencia es Dios mismo considerado en aquel acto por el cual en Su sabiduría él ordena todos los eventos del universo de manera que se realice el fin por el cual fueron hechas las cosas. Ese fin es que todas las criaturas deban manifestar la gloria de Dios, y en particular que el hombre lo glorifique, reconociendo en la naturaleza, la obra de Su mano; sirviéndolo en obediencia y amor. Y por lo mismo logrando el completo desarrollo de su naturaleza y la felicidad eterna en Dios. El universo en un sistema de seres reales, creador por Dios y dirigidos a El por este fin supremo, la concurrencia de Dios., como ser necesario a todas las operaciones naturales, ya sean de cosas animadas o inanimadas y aun mas, para operaciones en el orden sobrenatural. Dios preserva el Universo en la existencia. Actúa dentro y con cada criatura en cada y todas sus actividades. A pesar del pecado, debido a la voluntaria perversión de la libertad humana, actuando con la concurrencia, pero contrario al propósito e intención de Dios y a pesar del mal que es consecuencia del pecado. Dirige todos, incluso el mal y el pecado mismo a su finalidad por el cual el universo ha sido creado. Todas estas operaciones de parte de Dios, con la excepción de la creación, son atribuidas en la Teología Católica, a la Divina Providencia.

 

Letanías a la Divina Providencia

Señor, ten piedad de nosotros; Señor, ten piedad de nosotros.

Cristo, ten piedad de nosotros; Cristo, ten piedad de nosotros.

Señor, ten piedad de nosotros; Señor, ten piedad de nosotros.

Cristo, óyenos; Cristo, óyenos.

Cristo, escúchanos, Cristo escúchanos.

 

Dios, Padre celestial, Ten piedad de nosotros.

Dios, Hijo Redentor del mundo, Ten piedad de nosotros.

Dios, Espíritu Santo, Ten piedad….

Trinidad Santa, Un solo Dios, Ten piedad…..

Dios, en quien vivimos, nos movemos y somos,….

Tú, que creaste el cielo, la tierra y el mar,….

Tú, que creaste las cosas según su medida, número y peso,…..

Tú, que equilibraste los cielos con tu mano y señalaste sus límites al mar,…

Tú, que lo diriges todo según el designio de tu voluntad,….

Tú, Dios omnipotente y sapientísimo,…

Tú, que abres tu mano y colmas de bendiciones a todos los vivientes,….

Tú, que haces salir el sol sobre los justos y pecadores,….

Tú, que alimentas las aves del cielo y vistes los lirios del campo,…

Tú, Dios lleno de bondad y de misericordia,…

Tú, que diriges todo al bien de los que te aman,…

Tú, que envías la tribulación para probarnos y perfeccionarnos,…

Tú, que sanas a los heridos y levantas a los abatidos del corazón,….

Tú, que premias con alegría eterna la paciencia cristiana,….

Padre de bondad y Dios de todo consuelo, Ten piedad de nosotros.

 

Senos propicio Perdónanos, Jesús.

Senos propicio Escúchanos, Jesús.

 

De todo mal, Líbranos, Jesús.

De todo pecado, Líbranos, Jesús.

De tu ira, Líbranos….

De la peste, el hambre y la guerra, Líbranos….

Del rayo y de la tempestad,…

Del granizo, de la lluvia y de la sequía destructores,….

De la pérdida de las cosechas y de la carestía,….

De toda desconfianza en tu divina Providencia,….

De la murmuración y quejas contra tus santas disposiciones,….

Del desánimo y la impaciencia,….

De la excesiva preocupación de las cosas temporales,….

Del abuso de tus gracias y beneficios,…..

De la insensibilidad para con el prójimo,…..

En el día del juicio, Líbranos, Jesús.

 

 

Nosotros, pecadores, Te rogamos, óyenos.

Que siempre confiemos en tu divina Providencia, Te rogamos, óyenos.

Que no seamos arrogantes en la buena fortuna, ni desalentados en la calamidad, Te rogamos….

Que nos sometamos filialmente a todas tus disposiciones,…..

Que alabemos tu Nombre cuando quieras darnos algo o cuando quieras quitárnoslo,…..

Que nos des lo necesario para la conservación de nuestra vida,….

Que te dignes bendecir nuestros esfuerzos y trabajos,….

Que te dignes darnos fortaleza y paciencia en todas las adversidades,….

Que te dignes conducirnos por la tribulación a la enmienda,….

Que te dignes concedernos la alegría eterna por los padecimientos temporales, Te rogamos, óyenos

 

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, Perdónanos, Jesús.

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, Óyenos, Jesús.

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, Ten misericordia de nosotros Jesús.

Dale Like a nuestra página de Facebook para más oraciones